CONSÍGUELOS EN AMAZON

Friday, April 20, 2012

9000 criminales de guerra nazi llegaron a Sudamérica después de la Segunda Guerra Mundial

Fecha: 2012-04-09

Fuente: cidipal (punto) org/index (punto) php?option=com_content&task=view&id=8232&Itemid=106

Después de mas de 70 años, se les concedió a fiscales alemanes el acceso a los archivos secretos de Brasil y Chile, y confirmaron que el número real de inmigrantes del Tercer Reich. Según los documentos, se estima que 9.000 criminales de guerra huyeron a América del Sur ( incluyendo los croatas, ucranianos, rusos y otros europeos occidentales que ayudaron a la máquina asesina nazi). Los archivos secretos revelaron que unos 9.000 nazis huyeron a América del Sur en los últimos dias de la Segunda Guerra Mundial, usando el dinero para huir que obtuvieron del saqueo de Europa. La mayoría, tal vez unos 5000, llegaron a Argentina; entre 1.500 y 2.000, a Brasil, alrededor de 500 a 1.000 en Chile, y el resto a Paraguay y Uruguay.

Durante la guerra, el presidente argentino Juan Domingo Perón, vendió 10.000 pasaportes argentinos en blanco a Odessa, la organización creada para proteger a los hombres de las SS en el caso de una derrota. El Fiscal aleman Schrimm dijo: "Cada día que pasa hace que cada vez sea menos probable, pero no quiero que la gente diga que en el futuro no lo probamos".

Schrimm y su colega Uwe Steintz, consideran que, los archivos, pueden proporcionar pistas sobre los nazis que volvieron de nuevo a su patria para vivir sin ser detectado. De interés son los detalles de las llamadas ‘rutas de las ratas"; las rutas de escape de una destrozada Europa al final de la Segunda Guerra Mundial, que permitió a unos 800 asesinos escapar con los falsos pasaportes proporcionados por el Vaticano. Desde su llegada a América del Sur hace tres semanas, el Sr. D. Schrimm y Steintz revisaron los registros Histórico de Río de Janeiro. El Archivo Nacional es el depositario de todos los documentos de inmigración donde se muestra que, 20.000 alemanes, se establecieron sólo en Brasil entre 1945 y 1959; muchos "bajo un nombre falso, y con un oscuro pasado."

Muchos países en la posguerra de América del Sur fueron gobernados por dictaduras de corte fascista militar que dio la bienvenida a los funcionarios del antiguo III Reich con muy pocas preguntas. Steintz dijo: "Ya vemos algo del sistema usado. Casi siempre entraron en el país solo y sus familias llegaron después". La mayoría entró con un pasaporte de la Cruz Roja Internacional. 800 altos cargos del aparato aleman, como oficiales superiores de las SS y altos funcionarios del estado nazi entraron en Argentina con esos pasaportes. Los archivos muestran que el punto de contacto para muchos fue un alemán, el obispo Alois Hudal, el sacerdote-confesor de la comunidad católica alemana en Roma. Entre los que llegaron se pueden mencionar: Adolf Eichmann (Ricardo Klement) llego a Argentina en 1952. Crió a su familia y trabajabo en una fábrica de automóviles. Eichmann había sido la mano derecha del jefe de las SS Heinrich Himmler en el Tercer Reich; responsable de los trenes que transportaron a millones de judios a su muerte en los campos de exterminio en la Polonia ocupada por los nazis. Eichmann fue ahorcado en Israel en 1962. Josef Mengele, conocido por sus experimentos genéticos en los campos de concentración, como la disección de bebés vivos, y la inyección de un colorante en los ojos de los prisioneros. Se escondió en la Argentina y Paraguay hasta su muerte en 1979. Muchos escaparon a Chile. Walter Rauff un oficial de alto rango de las SS que inventó los "Camiones de la muerte"; con los cuales 500.000 prisioneros fueron asesinados con gas letal en Auschwitz. Llego en 1950. Pasó un corto periodo de tiempo en la cárcel y murió en Santiago en 1984; Paul Schaeffer comenzó su carrera en las Juventudes Hitlerianas antes de subir de puesto y llegó a Chile en 1960. Fue un delincuente, pederasta pero no fue arrestado por las autoridades chilenas hasta 1996. Murió en 2010.

"Alta traición en el Uruguay"

Front Cover

Alta traición en el Uruguay
Tomás G. Brena
Año 1940
Montevideo, Editorial A.B.C.

"Alta traición en el Uruguay", Investigación parlamentaria sobre actividades nazis en el Uruguay, 1940, Libro escrito por Tomás G. Brena, Julio V. Iturbide

El Mercosur que querían los nazis

Fuente: elpais (punto) com (punto) uy/Suple/QuePasa/06/10/21/quepasa_243252 (punto) asp
Uruguay, granja del Reich y puente para conquistar Argentina y Brasil

En 1940, el país entró en pánico por un plan nazi de conquista que confiaba en seis ametralladoras. El complot estaba escrito a lápiz y se iba a desarrollar en dos horas.
GABRIEL SOSA
El 18 de junio de 1940, El País daba cuenta de varias noticias referidas a la guerra europea. El titular principal del diario era "Francia continuará la lucha", y debajo aclaraba que "El nuevo canciller francés Baudoin declaró que el país no capitulará". En las páginas interiores, además de comentar otra conferencia entre Hitler y Mussolini, se informaba que el Ejército alemán había completado el cerco de la Línea Maginot, lo que, a pesar de lo que dijera el título principal llevaría en poco tiempo a la capitulación de Francia (el 23 de junio, Hitler se hará una escapada de madrugada para pasear por el París ocupado).

En la página editorial de esa misma edición, había una noticia más curiosa. La misma informaba que "La investigación de la Cámara ha desbaratado un vasto plan del nazismo para apoderarse del Uruguay".
Según la nota, el agregado de prensa de la embajada alemana, Julius Dalldorf, que a su vez era el director de la sección uruguaya del Partido Nazi, estaba implicado en un complot para conquistar el país, complot que a su vez estaría digitado desde Alemania: "se encontraron muchos puntos de contacto entre la acción externa del Partido Nazi, y la organización que dentro del mayor misterio iba desenvolviendo una acción tendiente a preparar un zarpazo a nuestra soberanía".

Los adolfos de golpe

Mientras en Londres el general De Gaulle lanzaba un mensaje radial por la BBC pidiendo al pueblo francés que resista al invasor, en Uruguay una oportuna investigación llevada a cabo por el Parlamento, a instancias del diputado socialista José Cardozo, parece haber sido suficiente para poner coto a los siniestros planes nazis. Una decena de implicados fueron arrestados, y se incautaron más de 2.000 documentos. Según El País, los conspiradores tenían unos planes que no dejaban muy bien parados al Ejército y las instituciones locales: "El putch (golpe de Estado) para Uruguay iba a ser, según la organización, de ejecución sumamente rápida. Se preveía que la ocupación de todo el territorio y sus zonas de importancia, no llevaría más de un par de horas, y se descontaba que ninguna fuerza haría resistencia".

Entre los detenidos, los principales acusados eran Julio Hotzer ("Comandante de las tropas de asalto"), Otto Kleing ("Encargado de la toma de las zonas industriales"), Rudolf Patz ("Jefe de la quinta columna"), los señores Konas y R. Meissner ("instructores de las tropas de asalto") y el "Jefe Supremo", un tal Asmuel Fushman (en realidad se llamaba Arnulf Fuhrmann).

Los medios por los que esta gente esperaba conquistar Uruguay no quedan nada claros. Al capturarlos se requisaron seis ametralladoras livianas, que no alcanzaban ni siquiera para armar a los conjurados principales. Con total sinceridad, El País aclara que "se ha hablado exageradamente de numerosas armas halladas en allanamientos". Al parecer, el plan confiaba demasiado en que "ninguna fuerza haría resistencia", o los implicados tenían una confianza exagerada en sus dotes militares.

Incluso las tareas de inteligencia realizadas por el grupo no parecen haber estado muy bien realizadas. Según el diario El Plata, "un detalle honroso: en uno de los documentos sorprendidos, se recomienda ocuparse de obtener la cooperación de la prensa, pero se agrega que con El País, El Plata y El Día no hay nada que hacer, pues son… judíos".

Hoy Salto, mañana el mundo

En todo caso, la sombra del complot nazi surgía en un ambiente de paranoia y convulsión internacional como nunca antes se había visto, y el uso masivo de espías y propagandistas de "quinta columna" era una táctica mundial, no sólo limitada a las zonas de conflicto. El mismo día en que El País cuenta el desbaratamiento del siniestro complot, informa que otra quinta columna alemana está encargada de tensar las relaciones entre Argentina y Chile fomentando roces diplomáticos por la situación, nunca bien resuelta hasta la década de los 70, de las islas del canal de Beagle.

En el centro de todo el asunto se encuentra un curioso sujeto llamado Arnulf Fuhrmann, el "Jefe Supremo", cuya historia recoge el historiador Raúl Jacob en su libro Brevísima historia del Partido Ruralista.

Según la investigación de Jacob, Fuhrmann fue un alemán que a fines de la Primera Guerra Mundial se instaló en Salto, dedicándose a la agricultura y la fotografía. En febrero de 1937 fue contratado por el diario salteño La Campaña, órgano de prensa del Partido Ruralista, como administrador, y en marzo fue designado director. Según ese diario, era "una persona con grandes vinculaciones con el comercio. Según otro diario, Ahora, se trataba de un "veterano periodista alemán".

Fuhrmann se mostró sumamente enérgico en la administración del diario, llevando el número de páginas de ocho a diez, consiguiendo más avisos y creando nuevas secciones. Al mismo tiempo comenzó una amplia actividad social, oficialmente como representante del diario, pero en realidad con una agenda un poco más amplia. En marzo de 1937 la colonia alemana en Salto funda el Centro Cultural Germano-Uruguayo, del que Fuhrmann fue elegido presidente. En mayo participó de la conmemoración del primer aniversario de la proclamación del Imperio Italiano por parte de Mussolini.
No es que en la época fuera ilegal o estuviera mal visto ser simpatizante nazi (o fascista italiano). Los residentes alemanes estaban autorizados por el Ministerio del Interior a celebrar el cumpleaños de Hitler (el 20 de abril) y a izar la bandera alemana ese día. Los italianos podían hacer lo mismo en varias fechas, incluyendo el 23 de marzo, aniversario de la fundación del fascismo. Pero el activismo político de Fuhrmann resultaba incómodo (a pesar de que, dice Jacob, al parecer no era el único miembro del Partido Ruralista con simpatías pro nazis), y en julio de 1937 se le anunció que dejaba de ser redactor responsable de La Campaña. En julio dejó su cargo de administrador, alejándose, según informó el diario, "con motivo de dedicar sus energías a otras actividades".

Fuhrmann estaba casado con la viuda de Federico Jungblut, que era propietaria de una casa de fotografía en Salto, Foto Clave, que vendía productos Agfa (alemanes, obvio). Una vez desvinculado de La Campaña, Fuhrmann se dedicó en exclusivo a la fotografía, y al activismo nazi. En 1939 se lo señala como miembro de un grupo de simpatizantes nacionalsocialistas que militaban en Salto y Concordia. Fuhrmann distribuye panfletos de propaganda nazi y antisemita, y Salto se vuelve un punto de entrada de material propagandístico.
Mientras tanto Hitler avanza por Europa, y el pánico recorre el mundo. Como Belgica y Francia, Uruguay sería un estupendo trampolín para invadir Argentina y Brasil. La prensa comienza una campaña de advertencia sobre el peligro alemán, y en Salto el diario Tribuna Salteña titula que "Es necesario arrojar del territorio uruguayo a los agentes del nazismo", y que "Salto es escenario de una intensa actividad nazi". En Montevideo, los diarios se llenan de advertencias sobre el complot nazi, cada vez más alarmistas y dramáticas. Cuando el diputado Cardozo logra que se ponga en marcha una investigación policial sobre el tema, El País se muestra escéptico sobre los posibles resultados, porque "El instituto policial cuenta en sus secciones con numerosos partidarios acérrimos del nazismo".

El primero de junio de 1940 se allana Foto Clave, y la casa particular de Fuhrmann. A los pocos días el alemán es detenido y enviado a Montevideo. El hecho tiene diferentes ecos según dónde se publique la noticia. Para Tribuna Salteña, que se resistía a tomarlo en serio, Fuhrmann es "el más charlatan de los agitadores nazis locales", y "un megáfono ambulante de propaganda de las ideas del nazismo". Para El País, en cambio, es ni más ni menos que "el jefe supremo del vasto movimiento nazi que se realizaría en el territorio sudamericano".
Jefe o megáfono, Fuhrmann fue liberado a las dos semanas de su captura, y regresó a Salto, "campo propicio de sus tremendas aventuras imaginativas, encanto de desocupados y deleite de ociosos", según Tribuna Salteña. Fuentes británicas citadas por Jacob indican que la Suprema Corte liberó a Fuhrmann y a los otros detenidos por un pedido extraoficial del presidente Baldomir, fundamentado en razones de Estado. Jacob sospecha que se trató de un intento por no alterar las relaciones de Uruguay con la Alemania nazi.

Los archivos Fuhrmann

Entretanto la comisión investigadora parlamentaria terminó su investigación sobre el supuesto plan nazi de conquista, y su presidente, el Dr. Tomás Brena, se encargó de presentar sus conclusiones en el Parlamento, el 24 de junio de 1941(un día después del paseo de Hitler por París). Entre los papeles de Fuhrmann se encontró un plan para apoderarse de Uruguay que, según el Jefe del Estado Mayor del Ejército, el coronel Sicco, era "lógico".
El plan de Fuhrmann, según fue transcripto en El País el 20 de junio de 1940, estipulaba que "toda la llamada acción militar estará terminada dentro de 15 días. La distribución de las tropas de ocupación será la siguiente: dos regimientos con artillería y caballería en Montevideo, dos compañías en Colonia así como en Fray Bentos, Paysandú etc. Un batallón en Salto, lo mismo en Bella Unión, dos compañías en Artigas, dos en Rivera y un batallón en Yaguarón". Si al momento de su detención los conjurados apenas tenían seis ametralladoras, cabe suponer que hasta que consiguieran armas para toda esa tropa, el peligro de invasión no era, en caso de ser real, inminente.

El plan de Fuhrmann, a continuación, se pone más siniestro: "De entre los dos o tres millones del país, habría que eliminar enseguida a todos los judios o caudillos políticos (francmasones)". Cumplida esta formalidad, "entonces, de inmediato, encauzar la organización del país como colonia alemana de campesinos".

En agosto Fuhrmann fue detenido en Concordia y llevado a Buenos Aires para que diera explicaciones sobre otro plan de conquista, esta vez de la Patagonia. Tribuna Salteña decidió matizar su opinión irrespetuosa sobre el acusado, aclarando que para algunos era "un agitador político de agallas", y para otros "un angelito, un megalómano inofensivo y pintoresco, conquistador de guayanas imaginarias".

En Argentina no se encontraron motivos para detenerlo. Se lo juzgó incapaz de apropiarse de la Patagonia a mano limpia, y se lo devolvió a Uruguay, donde en setiembre marchó preso de nuevo.
Fuhrmann fue defendido por el abogado Carlos Frick Davie, que argumentó que el plan por el que se lo acusaba no era en serio, sino un divertimento de momento de ocio. En realidad, el plan siniestro estaba escrito a lapiz en la parte de atrás de dos formularios. Frick pidió la excarcelación del acusado. Pero en Europa la aviación alemana bombardeaba las ciudades inglesas. El fiscal del caso, el doctor Mautone, negó el pedido. La Cancillería alemana trató de presionar en el caso. Su embajador fue llamado a Berlín en señal de protesta. Pero Fuhrmann y los demás conspiradores siguieron presos. Finalmente, el 4 de febrero de 1944, se dictó sentencia (el proceso se había iniciado el 20 de setiembre de 1940). De todos los complotadores, Fuhrmann fue el que recibió el castigo mayor, 13 años de prisión.

En noviembre de 1946 (exactamente un año después de iniciados en Alemania los juicios de Nuremberg contra los jerarcas nazis sobrevivientes), con motivo de la visita anual de cárceles, Fuhrmann y otros dos condenados por la conjura nazi fueron liberados, y desaparecieron de la historia.

Fuente:
elpais (punto) com (punto) uy/Suple/QuePasa/06/10/21/quepasa_243252 (punto) asp

Fecha: Octubre 21, 2006

Los nazis en México


Los nazis en México
(Autor: Juan Alberto Cedillo)

México se volvió para Adolfo Hitler una obsesión aun antes de la Segunda Guerra Mundial. Estaba convencido de que establecer una alianza con este país resultaría fundamental para alcanzar su victoria. Los nazis en México presenta los intentos alemanes por adueñarse del petróleo y de los recursos minerales mexicanos; el apoyo germano tanto al fallido golpe de Estado que encabezara el general Juan A. Almazán como a la malograda candidatura de Maximino avila Camacho; la creación del primer cartel de narcotráfico, mediante el cual los países del Eje buscaban inundar con opio y marihuana las bases norteamericanas del pacifico; los intentos nazis por controlar, desde las frecuencias radiales y las rotativas de nuestro país, los medios de comunicación latinoamericanos, y el apoyo de los fascistas europeos a las organizaciones nacionales de ultraderecha. Una historia de intrigas y personajes asombrosos: agentes secretos, informantes, políticos corruptos, espías, militares traidores, empresarios comodinos, e intelectuales que no escondieron nunca su predilección por el régimen de Hitler. Una historia trepidante en la que desfilan desde Hilda Kruger, Errol Flynn, Jean Paul Getty y Wenner Gren hasta Juan A. Almazán, Gonzalo N. Santos, Donato Bravo Izquierdo, Miguel Aleman Valdes, Maximino Ávila Camacho, Francisco J. Aguilar Gonzalez, Emilio Azcarraga Vidaurreta y José Vasconcelos. Juan Alberto Cedillo, a partir de los informes secretos de los servicios de inteligencia norteamericanos, alemanes y mexicanos, ha escrito un libro impactante. Esta obra obtuvo el Primer Premio Debate de Libro Reportaje 2007, cuyo jurado estuvo conformado por Carmen Aristegui, Miguel angel Granados Chapa, Vicente Lenero, Cristóbal Pera, Juan Villoro y Jorge Zepeda Patterson.

La amenaza nazi sigue vigente en Chile

Fuente:
lasegunda (punto) lun (punto) com/Noticias/Nacional/2012/04/735852/Movimiento-nazi-chileno-quiere-convertirse-en-partido

Movimiento nazi chileno quiere convertirse en partido

Aseguran que condenan la violencia "venga de donde venga" y plantean que el crimen de Zamudio no fue realizado por neonazis sino por delincuentes.

por: La Segunda
jueves, 05 de abril de 2012

"Nosotros condenamos todo tipo de violencia, venga de donde venga, incluido lo de Zamudio. Combatimos las ideas en el plano de las ideas".

Así lo aseguran los principales dirigentes santiaguinos del movimiento nazi Frente de Orden Nacional (FON, fundado el 2004), Cristián Echeverría (45) y Juan Cisternas (24).

Con sedes además en Iquique, Antofagasta y Talca, se autoproclaman "depositarios del auténtico ideario nacional socialista". Con esto, desean diferenciarse de aquellos grupos más violentos, como los "skinhead", que "no tienen un componente ideológico y doctrinario, sólo son lumpen".

Por esto plantean que el crimen de Zamudio no fue realizado por "neonazis". "No fue un crimen homofóbico. Por lo que ha salido en la prensa, eran sólo delincuentes, uno de ellos por ejemplo es bisexual", dice Echeverría.

Explican que su objetivo es transformarse en un partido político en el largo plazo, "apostando al término del sistema binominal".

Ideológicamente dicen ser más "portalianos" y "balmacedistas" que "hitleristas". "Adolf Hitler es un referente histórico pero no es lo central", apunta Cisternas.

Dicen no tener problemas con los judíos y los homosexuales... pero critican fuertemente su injerencia en el debate nacional.

Sobre los judíos, Echeverría sostiene que "no son ni serán nuestro problema. Lo que sí criticamos es el Sionismo, que busca el control mundial a través de la economía y de la política a favor de Israel".

En referencia a los gays, Cisternas expone que si "viven su homosexualidad en privado, no hay problema. Lo que cuestionamos es que salgan a manifestarse en las calles y quieran introducir cambios sociales cuando la mayoría somos heterosexuales".

Fuente:
lasegunda (punto) lun (punto) com/Noticias/Nacional/2012/04/735852/Movimiento-nazi-chileno-quiere-convertirse-en-partido

Los temibles nazis continúan con sus agendas en Estados Unidos y en diversos países del mundo

Fuente:
bbc (punto) co (punto) uk/mundo/noticias/2012/04/120416_eeuu_lobby_nazi_registro (punto) shtml

partis nazi eeuu mapa

El partido nazi de Estados Unidos fue fundado en 1959 por el excomandante de la armada George Lincoln Rockwell.

Título original de la noticia:

Político nazi hará lobby en Washington

Fecha: 16/abril/2012

El partido Nazi de Estados Unidos registró a un hombre para poder hacer lobby en los corredores políticos de Washington.

John Bowles, de 55 años de edad, ya se lanzó una vez a la presidencia de Estados Unidos por el partido Nazi. Ahora anunicó que quiere ejercer sus derechos políticos de hacer lobby y cree que los parlamentarios tendrán que aceptar sus invitaciones.

Hacer cabildeo o lobby en EE.UU. es una práctica frecuente de la política de ese país. De hecho, está garantizado por la ley y consiste en tener el acceso a senadores y representantes para manifestarles las causas y preocupaciones de ciertos gremios. Grupos que no tienen participación directa en política hacen lobby para ganarse el apoyo de los congresistas.

Y eso es lo que pretende el partido Nazi con el registro de Bowles, quien dijo a la cadena de noticias de ABC que "lo intentará por primera vez a ver si funciona".

Libertad de expresión

El registro del Bowles incluye los temas que quiere tratar en sus reuniones con políticos: agricultura, medio ambiente, derechos humanos, sanidad pública, la constitución e inmigración.
Bowles dijo que no le pagarán por su trabajo en Capitol Hill, el corazón de la política estadounidense, y que hará una aproximación "cuidadosa y objetiva" a la práctica del lobby.
"No voy a ir y pintarles una esvástica en las cara", dijo.

Bowles dijo que espera que haya cierta resistencia a reunirse con él. "Habrá algunos congresistas que boten la invitación a la basura y habrá otros que digan: 'Esto está interesante'".
La idea de registrarse de manera oficial, dijo, se le ocurrió después de volver a leer la Constitución, que en su primer enmienda garantiza la libertad de expresión.

El legado nazi

En el 2008 Bowles se lanzó a la presidencia como representante del Movimiento Nacional Socialista.
El partido nazi estadounidense encuentra sus raíces ideológicas en el legado de George Lincoln Rockwell, quien fundó el partido de la superioridad blanca después de la segunda guerra mundial.
El grupo sostiene reuniones en Carolina del Sur y su código postal está registrado en Michigan.

Fuente:
bbc (punto) co (punto) uk/mundo/noticias/2012/04/120416_eeuu_lobby_nazi_registro (punto) shtml